South Park: Ocasiones en las que el humor de la serie cruzó la línea

South Park: Ocasiones en las que el humor de la serie cruzó la línea

South Park lleva varios años trayéndonos risas a todos y se ha convertido en una serie que tiene una ácida crítica social. Sin embargo, en algunas ocasiones, las ideas de los guionistas van demasiado lejos. No han sido pocas las veces que esta ficción ha cruzado la línea del buen gusto y ha tenido gags que pocos se hubieran atrevido a realizar y no estamos hablando de bromas escatológicas.

Momentos como por ejemplo un especial de Navidad protagonizado por Charles Manson u otro capítulo donde se banalizaban las denuncias por acoso sexual e incluso se pone sobre la mesa lo mucho que se puede ir de las manos ser políticamente correcto. South Park es así, no tiene reparos en hacer bromas de nada, aunque en algunas ocasiones les haya valido una buena reprimenda de la audiencia.

Especial de Navidad de Charles Manson.

Charles Manson ha sido uno de los personajes más polémicos en la historia de Estados Unidos por la cantidad de asesinatos que se le relacionaron, desde luego que no es el protagonista que uno piensa a la hora de hacer un especial de Navidad. Los creadores de South Park discreparon y así lo convirtieron, un capítulo dónde se parodió aquellas películas donde alguien muy malo termina por convertirse gracias al espíritu de estas fechas.

Lo políticamente correcto.

En las últimas temporadas hemos asistido a una dura crítica a lo políticamente correcto, esa tendencia en la que no se pueden hacer determinadas bromas por temor a herir sensibilidades. Muestra de ello es el director PC, que obligaba a Kyle  a decir que Kendal Jenner era una heroína por haberse cambiado de sexo, aunque para el joven Broflovski no se lo pareciera. Eso por no hablar de las ventajas que sacó Cartman gracias a su protección frente a cualquier burla.

Los comportamientos de Cartman.

En un mundo donde todo símbolo nazi es mal visto, ver un episodio en donde Cartman iba disfrazado al colegio del mismísimo Adolf Hitler sólo podía sorprendernos. Además, el comportamiento antisemita del rechoncho niño no se queda en las pullas a su compañero Kyle, también creó un “grupo de fans” de La Pasión de Mel Gibson que terminó convirtiéndose en un grupo que pretendía erradicar a los judíos de todo el pueblo.

Pederastia.

Ni siquiera un tema tan delicado como la pederastia escapó a las bromas de South Park. En dos ocasiones hemos podido ver cómo un episodio no tenía problemas a la hora de convertir la trama en una historia relacionada con este asunto. Por un lado encontramos a Chef convertido en miembro de un grupo de exploradores pedófilos que lanzaba constantemente insinuaciones sexuales a los niños del colegio, por el otro pudimos ver a Cartman formando parte de una organización que pretendía legalizar la pederastia.

La venganza de Cartman.

Cartman no es precisamente un “niño bueno”. Muestra de ello lo dio en el episodio donde cansado de las bromas que le hacía Scott Tenorman decidió tomar una venganza demasiado dura. Resumiendo, hizo que los padres de su rival fueran tiroteados, robó los cadáveres e hizo chili con carne para consumar su plan. Una situación que a más de uno le dejó con la boca abierta al ver cómo un simple crío había planteado dos asesinatos y un uso de los cuerpos de las víctimas como este.

Sida.

Si ya de por si puede parecer bastante polémico que un niño se infecte de Sida para iniciar una trama. Imagina si este mismo crío decide infectar a su amigo para que deje de hacer bromas sobre su enfermedad. Pues así ocurrió en el capítulo “Problemas de Amígdalas”, donde Cartman (quién si no) hizo lo propio tras contraer el VIH por error y pasárselo a Kyle mientras este dormía.

Células madre.

¿Debe investigarse con células madre? South Park nos planteó este debate de una forma muy bruta en uno de los episodios de la serie donde se nos mostraba a Christopher Reeve, actor que quedó tetrapléjico tras un accidente, comiendo fetos para solucionar su minusvalía. De hecho el intérprete terminaba obsesionado con esta ingesta y terminaba adquiriendo poderes similares a los de Superman, personaje al que le dio vida en el cine. Un buen ejemplo de cómo un tema serio, es tratado de forma irrisoria en esta serie.

Acoso sexual.

¿Puede al acoso sexual convertirse en un negocio? Para Gerald Broflovski sí, y en el episodio “El Panda del Acoso Sexual” así lo demostró llegando a llevar a juicio casos tan absurdos en los que un simple comentario despectivo podía servir para acabar en el juzgado. Todo para que el padre de Kyle se embolsara una gran cantidad de dinero. ¿Importaba que realmente hubiera acoso? No, sólo el vil metal y así lo demostró llegando a representar a todo South Park en una macrocausa.

Publicaciones relacionadas

Cerrar