Stranger Things: la muerte de un personaje iba a ser mucho más violenta

(Atención: Spoilers de la segunda temporada de Stranger Things)

Con el estreno de la segunda temporada de Stranger Things aún en caliente, la serie producida por Netflix sigue rompiendo esquemas. Más oscura, y con una trama que sigue poniendo en aprietos al grupo de amigos que se vio las caras con la temible criatura del Mundo del Revés, esta nueva tanda de episodios tiene uno de sus momentos cumbre con el fallecimiento de uno de los personajes más recurrentes, pero la cosa iba a ser mucho peor.

Shawn Levy, director y productor ejecutivo de la serie, ha confesado en una entrevista a Collider cómo el guión original guardaba situaciones mucho más duras para el espectador. Los que ya hayáis visto los nuevos capítulos, sabréis que el novio de Joyce, Bob (interpretado por Sean Austin), fallece en un acto heroico en el que acaba siendo pasto de los “Demo-Dogs”, unas versiones diferentes y menos desarrolladas del Demogorgon. Sin embargo, los creadores de esta ficción habían pensado originalmente en matar al personaje mucho antes, alrededor del capítulo 3.

La escena en concreto sería esa conversación que mantiene con Will en el coche. Poseído por lo que tiene en su interior, el niño asesinaría a Bob en el lugar, justo tras terminar la conversación. El problema de esta idea es que acabar de esta forma con el personaje habría supuesto un paralelismo demasiado obvio con la pérdida de Bárbara en la primera temporada, además de evitar que se le conociera en mayor profundidad. “Queríamos mantenerlo vivo más tiempo y usar su muerte como motor para Joyce”, comenta Levy, “la venganza sería el motor para Joyce en la recta final”.

Este planteamiento original habría supuesto una introducción mucho más temprana al peligro que Will supone en la segunda temporada de Stranger Things, pero a su vez nos habría hecho perder uno de los grandes momentos de estos nuevos capítulos. Ahora, que la tercera temporada está en el horizonte, ¿qué habríais preferido?

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar