The Big Bang Theory ha cometido estos grandes errores con los que ha perdido su esencia

Los grandes errores que ha cometido The Big Bang Theory

The Big Bang Theory, la serie encabezada por Jim Parsons, Johnny Galecki y Kaley Cuoco, está a punto de presentar su undécima temporada, tras el impactante final que nos ha dejado su última temporada hasta el momento. No obstante, hay muchos que se preguntan cuándo le llegará el final definitivo a esta sitcom que va a contar con un spin-off sobre la infancia de Sheldon Cooper

Porque después de 10 temporadas, la comedia ha acabado cansando a muchos. Sobre todo, debido a una serie de cambios que se han ido produciendo, y que han modificado casi por completo lo que los fans de la serie consideraban como la esencia de The Big Bang Theory. Algo que desde Lifeboxset han agrupado en cinco puntos diferentes que señalan por qué The Big Bang Theory ha llegado a cansar y ya no divierte.

La evolución no siempre es buena

Por una parte, los cambios que ha ido sufriendo la serie nos ha ido alejando de esos personajes que conocimos y nos atraparon en las primeras temporadas. Y aunque evolucionar siempre es bueno, hay quien no puede admitir, por ejemplo, los cambios que ha ido sufriendo el personaje de Sheldon, que poco a poco lo alejan más de aquel científico que no entendía el sarcasmo o la importancia creciente que empezó a tener la vida de pareja en la serie.

Los mismos chistes se repiten una y otra vez

A pesar de los cambios antes mencionados, la serie parece haber perdido su frescura. Ya que, aunque The Big Bang Theory ha intentado desencasillar a todos sus personajes de los roles que presentaban al comienzo de la serie con distintas modificaciones en sus papeles, esta sitcom ha caído en el error de repetir las mismas gracias de forma desmesurada, lo que ha terminado por cansar a muchos fans.

Las risas grabadas

Seguro que hay a quien le ocurre que, acostumbrado a ver una serie de comedia con risas grabadas, puede sentirse algo extraño al visualizar otra que no presente esta característica. Lo que nos lleva a pensar si realmente The Big Bang Theory sería tan divertida si no contara con risas enlatadas. De hecho, como suele suceder con muchas comedias de este tipo, pasado un tiempo las risas ya ni siquiera ayudan a ver el chiste en cuestión, puesto que a veces este no ha tenido demasiada gracia. Y tras diez temporadas esto es un hecho que cada vez se repite más.

La trama ya debería haber concluido hace tiempo

Aunque los guionistas de la sitcom siguen intentando que la serie pueda seguir adelante introduciendo todo tipo de giros, pareciendo algunos demasiado desesperados, lo cierto es que para muchos The Big Bang Theory debería haber terminado ya. Porque lo que empezó y se mantuvo durante largo tiempo como un producto fresco y entretenido, ha acabado cansando y repitiéndose cada vez más. Tanto que ahora la serie parece otra completamente distinta a la de las primeras temporadas.

La serie ha perdido su gancho principal

Lo que llevó al éxito a esta sitcom fue su talento para mostrarnos a un grupo de nerds que divertía y de paso enseñaba algo de esta cultura a los espectadores, gracias a los diversos comentarios y múltiples referencias a todo tipo de productos del mundo del cómic, las series, los videojuegos, etc. No obstante, la serie ha acabado abandonando esta faceta más ‘friki’, lo que ha acabado alejando a parte de su audiencia.

Cerrar