The Walking Dead sigue recibiendo quejas por parte de padres escandalizados

The Walking Dead sigue recibiendo quejas por parte de padres escandalizados

Parece que la pesadilla de las quejas de padres que dejan ver a sus hijos The Walking Dead no va a acabar nunca. Sabemos perfectamente que es una serie donde en cada capítulo los protagonistas, no solo tienen que sobrevivir al constante ataque de zombies que pretenden alimentarse de sus entrañas, sino también deben hacer frente a enemigos mucho más peligrosos que, ya sea con un bate forrado de alambres o con otro tipo de armas, intentan hacer mucho daño a nuestros personajes favoritos. Nadie espera que esta serie sea un camino de rosas en el que no vaya a haber violencia, en ocasiones tremendamente cruel.

No es una serie apta para niños, nunca lo ha sido y nunca lo será. Sin embargo, hay padres que permiten a su descendencia que se planten delante de la televisión y la vean, aun sabiendo que están exponiendo a menores a una serie de escenas crueles, sangrientas y violentas que hieren la sensibilidad de muchos adultos. Luego vienen las quejas, quejas que han recogido desde la Comisión Federal de Comunicación de Estados Unidos, también conocida como FCC, y se refieren a ese momento del primer capítulo de la séptima temporada que quedará para la historia. Aquí te dejamos algunas de esas quejas, recopiladas por Sensacine:

“¡El estreno de la temporada 7 de The Walking Dead nos ha dejado a mi hija y a mi psicológicamente traumatizadas! No somos padres sobreprotectores, pero sí cuidamos lo que ve nuestra hija de 12 años, como deberían hacer los padres. Este programa solo lo ve con nosotros porque contiene escenas violentas, pero el capítulo de la última noche ha ido más allá de lo que creemos que es legal en televisión. Nuestra hija volvió la cara después de ver cómo la cabeza de su personaje favorito era machacada y su ojo se salía del cráneo, pero fue demasiado tarde y no paraba de llorar histéricamente”, comenta una madre.



“No debe ser función de la CFC ignorar estos actos sin sentido de oscura violencia sólo porque resulte que están en un canal por cable. No es algo saludable que ver en televisión y podría haber sido manejado artísticamente de manera que no causara tanto daño público”, explica otra de las quejas.

También hay padres que se quejan del lenguaje soez que usan en la ficción, como si en la vida real un niño no escuchara palabras malsonantes, en ocasiones proferidas por los propios progenitores que ahora ponen el grito en el cielo, y piden que se suavice un poco, ya que “sé que es una serie para adultos, pero también la ven millones de niños”.

¿Se ha ido esto un poco de las manos?

Publicaciones relacionadas

Cerrar