ILOVEYOU, el virus más contagioso de Internet: su creador confiesa sus motivaciones 20 años después

Onel de Guzmán ahora trabaja en un taller de reparación de móviles.

El 4 de mayo de 2000, muchos ordenadores recibieron un e-mail. Era una aparente declaración de amor con intenciones ocultas. Después de superar el temido efecto 2000, un virus causó millones de dólares en daños tras infectar aproximadamente 50 millones de ordenadores, un 10 por ciento del total de dispositivos con conexión a Internet en aquel momento. Este gusano informático llegaba mediante un mensaje de correo electrónico con el asunto ILOVEYOU y un archivo adjunto que simulaba ser una carta de amor. Al abrirlo, infectaba el ordenador y se autoenviaba a todos los contactos del usuario. Su creador tiene hoy 44 años y ha explicado cuáles fueron sus motivaciones para crear esta amenaza.

Onel de Guzmán vive en Manila, capital de Filipinas, y regenta un local de reparación de móviles. Un periodista de la BBC News dio con su paradero y le explicó cómo concibió este virus. Se trataba de una versión renovada de otro virus con el que quería robar contraseñas porque no podía permitirse el acceso a Internet. Lo que no se imaginaba es que iba a causar tanto daño. En un principio, sólo envió el virus a usuarios de Filipinas, pero más tarde modificó el código utilizando un fallo en el sistema operativo Windows 95. Este cambio hizo que el mensaje se propagara de manera automática a todos los contactos de las víctimas, cuyo epicentro fue Singapur.

Virus informático

Pero apenas tardó unas horas en contagiar a miles de ordenadores de Asia, Europa y América del Norte y pronto fueron millones. Más rápido que el virus Mellisa de 1999. Se vieron afectados incluso el Pentágono y el Parlamento británico, que cerró su red de correo electrónico durante horas para protegerse. La policía local encontró el origen del virus en la casa de Onel Guzmán y el 11 de mayo del 2000 acompañado de su abogado reconocía que había propagado el virus por accidente. En aquel momento Filipinas no tenía leyes sobre delitos informáticos, así que a pesar del daño causado fue absuelto de todo cargo. La realidad fue que De Guzmán preparaba una tesis para el Colegio de Computación AMA sobre un programa para obtener contraseñas de Windows, robar y recuperar cuentas de Internet. Su tesis fue rechazada por su maestro por motivos obvios.

Según explicó su abogado, «ni siquiera sabía que sus acciones realmente llegarían a los resultados que se han informado». Aún se sorprende de que llegara tan lejos. Sólo 5 días más tarde de su creación, ya había 18 mutaciones del virus con el consiguiente colapso de Internet y las comunicaciones de muchos países. ¿Y por qué ese asunto romántico del mensaje y no otro? De Guzmán pensó en un mensaje atractivo para todo el mundo. «Me di cuenta de que muchas personas quieren pareja, se quieren mutuamente, quieren amor, así que lo llamé así», confesó.

Raquel Morales

Periodista. No puedo dejar NADA sin explorar. Me adiestré con Lara Croft en el templo de Karnak mientras buscaba el cubo horádrico entre vacas. Camino de Grand Line.
Cerrar