Impresiones de Anno 1800 – «¡Yo creé un imperio de la nada!»

Probamos las primeras horas del juego en su versión beta.

Anno 1800 Impresiones 01

Ubisoft es una de esas compañías que sabe acercarse a muchos géneros siempre con un toque distintivo. Si en los últimos años pensar en la firma gala provoca que se vengan a la cabeza nombres como Rayman Legends, Assassin’s Creed, Watch Dogs o incluso Far Cry, al que tenemos bastante reciente, la firma tiene en su haber muchas otras franquicias que son ya historia de los videojuegos, y durante estos días hemos podido probar lo que propone una de ellas con su próxima entrega, Anno 1800.

La saga Anno lleva con nosotros desde finales de los 90, construyéndose sobre la base de la simulación para abordar el género de los city builder. Toneladas de parámetros de gestión, opciones, funciones interconectadas, variables y todo ello mezclado para conseguir diferentes resultados a través de distintas etapas de la historia. La franquicia nos ha llevado de la mano a descubrir Oriente o a proyectarnos en el espacio, y ahora ha parado en un punto entre ambos extremos para lanzarnos de lleno a la Revolución Industrial.

Con Blue Byte detrás como desarrolladora y con el sello de Ubisoft, hemos probado las primeras horas de juego con la beta de Anno 1800. Unos primeros pasos en su campaña principal y un pequeño flirteo con el modo sandbox, la auténtica experiencia de estos juegos, para ir conociendo mejor este título que hoy mismo ha confirmado el retraso de su fecha de lanzamiento. Tendremos que esperar a abril, pero por medio tendremos otra ocasión para catarlo y más tiempo para prepararnos, porque apunta maneras de coloso.

Son cosas de familia

Mientras otros juegos comienzan con un alarde cinematográfico y un desglose de acontecimientos para meterte en tu situación, Anno 1800 arranca su campaña de la forma que menos podíamos esperar: pescando peces con dinamita. Con su vista aérea y un control que gira siempre en torno al ratón y los clics aquí y allá, dirigimos nuestra pequeña barcaza para hacer volar por los aires varios bancos de peces y recoger todas las piezas conseguidas.

Por supuesto, antes de esto, el juego propone crear un personaje que será nuestro avatar. Con un editor bastante sencillo, eliges etnia, emblema e incluso nombre para el o la protagonista que escojas para esta historia, una que, lejos de ponerte primera meta la creación de todo un emporio de empresas de la nada para convertirte en el dueño de todos los mercados o ser un conquistador nato, tiene como núcleo del argumento las intrigas familiares y un fuerte desencuentro que llevan a la fragmentación y la competición.

Una carta que llega antes de arrancar la partida y de que te veas envuelto en una explosiva sesión de pesca. Tu familia es de clase alta, tu padre un magnate dueño de una de las mayores empresas marítimas que hay; pero ha fallecido y ni tú ni tu hermana, Hannah, podréis ver una milésima parte de ese negocio. Vuestro tío, Edvard, ha hecho un par de triquiñuelas para quedárselo todo. ¿Vuestra respuesta? Comprar una pequeña isla y comenzar vuestras andanzas ahí para devolver el honor a vuestra familia, crear vuestro propio negocio de navíos y, más que nunca, crear un imperio de la nada.

Comenzando de cero

En el preciso instante en el que se te lleva a la isla es donde realmente comienza la partida en Anno 1800. Con una misión clara, aunque no del todo, empiezas a explorar menús, opciones y demás bajo la guía de un tutorial (en perfecto inglés en la versión que hemos probado, aunque sabemos que la final vendrá en castellano) que poco a poco te ayuda a aprender cómo funciona el entramado de mecanismos y opciones que hay en este juego.

Anno 1800 Impresiones 02

Hay mucho entre lo que escoger y mucho parámetro al que tener en cuenta. Sin ir más lejos, a la hora de establecer la dificultad de la campaña, se te indican los cambios en relación con el presupuesto disponible inicialmente, el tamaño de la isla en la que comenzarás tu actividad y otros factores que, evidentemente, hacen las cosas más o menos difíciles.

Lo cierto es que los primeros minutos con Anno 1800, incluso diríamos que horas, son un caos si no eres habitual de la saga, y ligeramente confusos si lo eres. El tutorial es esencial para familiarizarse con conceptos y aprender cómo funciona todo. Lo importante que es conectar todos los edificios que mandes a construir a través de caminos, la necesidad de disponer de almacenes para guardar toda la materia primera y recursos que tus campesinos comienzan a recolectar y fabricar.

La construcción y la exploración se dan la mano constantemente, ya que tienes toda una isla frente a ti y, aunque puedas sobrevolarla fácilmente gracias a la cámara aérea, hay zonas que no se pueden aprovechar hasta hacer que tu naciente ciudad llegue al nivel adecuado y tenga las herramientas y la población necesarias para acceder y aprovechar todo lo que hay aquí. La libertad no es total desde el primer momento, pero también es lógico.

Anno 1800 Impresiones 03

No olvides a tu pueblo

Construir y gestionar toda la sociedad que estás formando son las claves principales de Anno 1800. Lo que en otros juegos podría ser un cúmulo de menús y de variables, con propuestas que en ocasiones son como un laberinto de opciones, aquí se ha plasmado de forma sencilla. No hacen falta más de 2 clics para construir una nueva casa para tu nuevo pueblo, ni tampoco perderse en menús, submenús y demás para aumentar el nivel de producción de uno de los lugares de trabajo. Todo es rápido, y mejor aún, intuitivo.

Dado el contexto histórico en el que estamos, se presentan diferentes categorías de habitantes que debes tener muy en cuenta para no romper el equilibrio de la producción. Granjas, telares, carpinterías y muelles son esenciales para comenzar; pero no pueden sustituirse por grandes plantas de fabricación, ya que supondría perder los recursos más esenciales.

Anno 1800 Impresiones 04

Todo tiene una cadena y todo está conectado. ¿Quieres hacer salchichas? Necesitas una carnicería y carne. ¿Quieres carne? Necesitas una granja de cerdos. ¿Quieres cerdos? Tienes que preparar terreno alrededor de la granja para que puedan criarse. Los recursos pueden aprovecharse para diferentes tareas, pero cada una tiene una secuencia de requisitos que hace que tu sociedad esté totalmente interconectada y te obliga siempre a mantener el equilibrio.

No todo es construir

Quieres que tu empresa salga bien, o eso al menos es lo que queríamos nosotros en nuestra toma de contacto, y para ello necesitas que tu población esté satisfecha. Más oferta de empleo se traduce en más trabajadores interesados y en mayor satisfacción con su ritmo de vida, pero ahí es donde puedes sacar también al tirano que llevas dentro. Puedes modificar el ritmo de trabajo en prácticamente cualquier puesto que haya para mejorar el rendimiento, pero eso se traducirá en población descontenta y personas que querrán irse del lugar (y lo harán, creednos).

Por eso, Anno 1800 te deja jugar con estos parámetros para acelerar tareas cuando sea necesario, pero también para lentificarlas cuando no lo necesites. Tienes que jugar de nuevo con el equilibrio aquí para no quedarte dirigiendo un pueblo desierto.

Además de tener en cuenta las necesidades del populacho y satisfacerlas construyendo más y más edificios, véase pubs para que descansen o almacenes para poder guardar el creciente número de recursos que se están obteniendo, entre otros, hay que estar preparado para lo que pueda pasar. Los factores climatológicos están presentes, e incluso los sucesos aleatorios como los incendios.

Anno 1800 Impresiones 05

Todo esto puede afectar al ritmo de crecimiento de tu población y es algo más que añadir a un cúmulo de situaciones que se van alternando y diversificando más y más a medida que avanzas. De hecho, Anno 1800 no te deja olvidar que hay una historia en la campaña principal, lo que se traduce en misiones a realizar e incluso algún vistazo a lo que ocurre en la gran ciudad que está bajo el yugo de tu tío. En una de estas misiones, tuvimos que buscar a grupos de obreros manifestándose por las calles en contra de la tiranía de Edvard, y todo para llevarlos con nosotros.

Es interesante ver que el aspecto de simulación y gestión va recibiendo pizcas argumentales poquito a poco para ir generando más interés e imponiendo retos. Algunas misiones secundarias aparecen por el camino y, en ocasiones, alguna que otra toma de decisiones que puede cambiar el devenir del resto de la partida. Sin ir más lejos, antes de cerrar el primer episodio, tuvimos que tomar una decisión con un grupo de presos varados en el mar. Acusados de alta traición a Edvard, curiosamente como nuestro difunto padre, podíamos llevarlos a la prisión a la que estaban destinados u ofrecerles refugio en un lugar protegido por amigos de la corona. Lo que decidimos es algo que vamos a dejar en el aire para que os quedéis con la intriga, igual que nos quedamos nosotros al terminar el episodio habilitado en esta beta.

Conclusión – Anno 1800 mantiene lo que lo hizo grande mientras sigue creciendo

Es muy pronto para emitir un veredicto final sobre lo que Anno 1800 puede aportar, pero tan solo hay que echar un vistazo al pasado de la saga para hacerse una buena idea de ello. Nuestras primeras horas con él han sido más divertidas de lo que pensábamos y, aunque la adaptación ha sido algo lenta, nos ha fascinado cómo añade novedades importantes de forma sutil.

Hemos experimentado con varias de las civilizaciones que habrá disponibles en el juego final, construido, gestionado, desesperado ante la escasez de recursos y gozado también del buen acabado que luce incluso en una versión no final. Queremos conocer más sobre el argumento que esconde, y también pasar más horas combatiendo contra otros o contra la IA en el modo abierto, queremos que nuestro lado más capitalista tome el control para no dejar ni un solo competidor en el mercado. Pero, por ahora, nos conformamos por saber cómo acaba esta intriga familiar.

Anno 1800 Impresiones 06

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar